Ir a eleconomista

Lasso mantiene el pulso al rechazar petición de manifestantes

por: eleconomista

Quito. Ríos de manifestantes aumentan la presión en las calles militarizadas de la capital Quito. Los indígenas y el gobierno ecuatoriano miden fuerzas sin que aún se vislumbre una salida a 10 días de crisis con protestas que dejan dos muertos y decenas de heridos. El miércoles el gobierno de Ecuador rechazó el pedido indígena de derogar el estado de excepción que rige en seis de las 24 provincias y en la capital ecuatoriana. Ante la negativa oficial, el movimiento de protesta volvió a la carga para exigir una reducción de los precios de los combustibles, entre otras acciones que amortigüen el costo de la canasta básica. Llegados de varios puntos, cerca de 10,000 indígenas están en Quito desde el lunes. A su paso van quemando neumáticos y armando barricadas con troncos de árboles. Alambres de púas, vallas y militares protegen la sede presidencial. La ciudad está semiparalizada. El gobierno del presidente Guillermo Lasso tiene las "manos manchadas de sangre", lanzó el indígena Leonidas

leer más en eleconomista